Conversaciones con Dios volumen 1

http://www.nuevagaia.com.ar/ebooks/ConversacionesconDios1_NDWalsh.pdfWALSCH NEALE DONALD – Conversaciones Con Dios 1

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El Libro Perdido de Enki

El origen de la humanidad según Zecharia Sitchin,quien tradujo las tablillas de arcilla de sumeria

Vídeo | Publicado el por | Deja un comentario

http://es.scribd.com/doc/67620989/LA-VIDA-SEMPITERNA-1-Duane-S-Crowther

 Noviembre 10, 1961 Septiembre 5, 1966Este libro es dedicado, con eterno amor, a nuestra hija
 Laura Jean
quien trajo dulzura y gozo a nuestro hogar,y cuya muerte motivó este estudio.
bibliotecasud.blogspot.com
AGRADECIMIENTO
Quiero expresar mi gran aprecio, a todos los que me han ayudadoen este proyecto, porque su ayuda y sugerencias han sido de granvalor. Ruth Gregory, Ronald DeMille, Dorothy Murphy, Mary Ellsworth,y Jaynann Payne proveyeron fuentes de información de otro modoinaccesibles para mi. La hermana Bertha Purser, bibliotecaria delInstituto de Religión de Logan, Utah, ayudó con referencias difíciles.Mi padre, Don Q. Crowther, leyó y asistió con el manuscrito. LorettaMerrill, Helen Porter y Bruce Christiansen pasaron incontables horasleyendo pruebas y brindando ayuda. Su ayuda y amabilidad son muyapreciadas. Gracias se deben también a quienes escribieron lo quese cita en esta obra, por sus esfuerzos pioneros en preservar relatosde gran valor, y por su cortesía en brindarlos para su publicación.Muchos otros han mostrado interés y han dado ánimo al proyecto,y me han puesto en deuda por su amistad y cuidado.Arturo y Genevieve De Hoyos pasaron innumerables horas enel proceso de preparación, traducción, y pruebas del manuscrito enespañol, con la ayuda de Edith Garaguzo, Alan Lambson, EdelmiraLambson, y Victoriano Morales. Sin su ayuda este trabajo hubierasido casi imposible.El investigar los mensajes sobre la eternidad me ha acercadomás a mi esposa Jean, y mis hijos Don, Scott, Laura, Lisa, David,Billy, Sharon, y Bethany. Su amor y sus oraciones me han traídogran gozo. Mi esposa es una “hacedora de la palabra, no sólo oidora,”y ella ha pasado muchas horas escribiendo a máquina y corrigiendoel manuscrito, por lo cual siento gran agradecimiento.Pero más que todo agradezco y doy gracias a mi Padre Celestial,quien verdaderamente “da buenas dádivas a los que piden.” Queeste libro sirva para darle a El honor y gloria y para traer muchasalmas a Su reino.Duane S. Crowther
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La Vida

Periodo del ser, suma de instantes, respiración continua, pensamientos constantes, desarrollo de ideas, y haces   de luz a nuestro alrededor, anhelos, sensaciones diversas, sentirnos y sentir a otros, pérdidas y ganancias, compartir con los elementos ya organizados.

La Magia en todo lo que vemos y percibimos, viviendo con el conocimiento de Espera alegre, de una Esperanza.

Momentos para enfrentar los obstáculos, aquellos  Gigantes que se nos ponen en nuestro camino, dificultan el regreso a nuestro hogar celestial, la casa del Padre.

Pequeños rayos que vienen a nuestra mente, trayendo luz a nuestro ser interior, e Inteligencia de lo alto, recordándonos, quienes somos y de dónde venimos, y quienes son nuestros primeros Padres, y que nos hacen visualizar nuestro destino eterno, dentro de este Útero llamado tierra, estamos gestando nuestro desarrollo y progreso eterno, para  al fin ser Luz y ser los herederos del Hombre de la estrella lejana.

Finalmente caminar por las huellas que un día dejo Nuestro Padre Celestial, aquel que venció a esos gigantes mucho antes que nosotros,; por lo cual es el Creador y Organizador de todo cuanto vemos y más de lo que existe, aquí y allá.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Antiguo Egipto

El Antiguo Egipto fue una civilización que se originó a lo largo del cauce medio y bajo del río Nilo, y que alcanzó tres épocas de esplendor faraónico en los periodos denominados: Imperio Antiguo, Imperio Medio, e Imperio Nuevo. Pirámide de Kefrén y la Gran Esfinge de Guiza.Alcanzaba desde el delta del Nilo en el norte, hasta la isla Elefantina (Assuan, en la primera catarata del Nilo, en el sur, llegando a tener influencia desde el Éufrates hasta Gebel Barkal, en la cuarta catarata del Nilo, en épocas de máxima expansión. Su territorio también abarcó, en distintos periodos, el desierto oriental y la línea costera del mar Rojo, la península del Sinaí, y un gran territorio occidental dominando los dispersos oasis. Históricamente, fue dividido en Alto y Bajo Egipto, al sur y al norte respectivamente (véase: Kemet). La civilización egipcia se desarrolló durante más de 3.000 años. Comenzó con la unificación de varias ciudades del valle del Nilo, alrededor del 3150 a. C., y se da convencionalmente por terminado en el 31 a. C., cuando el Imperio romano conquistó y absorbió el Egipto ptolemaico, que desaparece como estado. Este acontecimiento no representó el primer período de dominación extranjera, pero fue el que condujo a una transformación gradual en la vida política y religiosa del valle del Nilo, marcando el final del desarrollo independiente de su cultura. Su identidad cultural había comenzado a diluirse paulatinamente tras las conquistas de los reyes de Babilonia (siglo VI a. C.) y Macedonia (siglo IV a. C.), desapareciendo su religión con la llegada del cristianismo, en la época de Justiniano I, cuando en 535 fue prohibido el culto a la diosa Isis, en el templo de File. Egipto tiene una combinación única de características geográficas, situada en África nororiental y confinada por Libia, Sudán, el mar Rojo y el mar Mediterráneo. El Nilo fue la clave para el éxito de la civilización egipcia: el légamo fértil depositado a lo largo de los bancos del Nilo tras las inundaciones anuales significó para los egipcios el practicar una forma de agricultura menos laboriosa que en otras zonas, liberando a la población para dedicar más tiempo y recursos al desarrollo cultural, tecnológico y artístico. La vida se ordenaba en torno al desarrollo de un sistema de escritura y de una literatura independientes, así como en un cuidadoso control estatal sobre los recursos naturales y humanos, caracterizado sobre todo por la irrigación del fértil valle del Nilo y la explotación minera del valle y de las regiones desérticas circundantes, la organización de proyectos colectivos, el comercio con las regiones vecinas de África del este y central y con las del mediterráneo oriental y, finalmente, por empresas militares que mantuvieron una hegemonía imperial y la dominación territorial de civilizaciones vecinas en diversos períodos. La motivación y la organización de estas actividades dependía de una élite sociopolítica y económica que alcanzó consenso social por medio de un sistema basado en creencias religiosas, bajo la dirección del Faraón un personaje semi-divino, generalmente masculino, perteneciente a una sucesión de dinastías, no siempre del mismo linaje. Valle del Nilo.Contenido [ocultar] 1 Cronología 1.1 Los inicios de la civilización egipcia 2 Periodos de la historia de Egipto 2.1 Periodo Predinástico (c. 5500 a. C. – 3200 a. C.) 2.2 Periodo Protodinástico (c. 3200 – 3100 a. C.) 2.3 Periodo Arcaico (c. 3100 – 2700 a. C.) 2.4 Imperio Antiguo (c. 2700 – 2250 a. C.) 2.5 Primer Periodo Intermedio (c. 2250 – 2050 a. C.) 2.6 Imperio Medio (c. 2050 – 1800 a. C.) 2.7 Segundo Periodo Intermedio (c. 1800 – 1550 a. C.) 2.8 Imperio Nuevo (c. 1550 – 1070 a. C.) 2.9 Tercer Periodo Intermedio (c. 1070 – 656 a. C.) 2.10 Periodo Tardío (c. 656 – 332 a. C.) 2.11 Periodo Helenístico (332 – 30 a. C.) 2.12 Periodo Romano (30 a. C. – 640 d. C.) 3 Economía egipcia 3.1 Administración y Hacienda 4 Lengua 4.1 Escritura 4.2 Literatura 5 Cultura 5.1 Vida después de la muerte 6 Logros 7 Hitos históricos 7.1 Predinásticos 7.2 Dinásticos 8 Véase también 9 Notas 10 Bibliografía 11 Enlaces externos [editar] Cronología Antiguo Egipto Dinastías y faraones Periodo predinástico Periodo protodinástico Periodo arcaico: Iª – II Imperio Antiguo: III IV V VI I PI: VII VIII IX X XI Imperio Medio: XI XII II PI: XIII XIV XV XVI XVII Imperio Nuevo: XVIII XIX XX III PI: XXI XXII XXIII XXIV XXV Periodo tardío: XXVI XXVII XXVIII XXIX XXX XXXI Periodo Helenístico: Macedónico. Ptolemaico Periodo Romano La obtención de una cronología exacta del Antiguo Egipto es una tarea problemática. Existen desacuerdos entre egiptólogos, con variaciones de algunos años en el último período, convirtiéndose en décadas al principio del Imperio Nuevo, y casi en un siglo para el comienzo del Imperio Antiguo (véase: Cronología del Antiguo Egipto). El primer problema surge por el hecho de que no utilizaron un sistema de datación homogéneo: no tenían un concepto de una era similar al Anno Domini, o la costumbre de nombrar los años, como en Mesopotamia (véase Limmu). Databan con referencia a los reinados de los distintos faraones, solapando posiblemente los interregnos y las épocas de corregencia. Un problema añadido surge al comparar las distintas Listas Reales de los faraones, pues están incompletas o con datos contradictorios, incluso en el mismo texto; Las obras del mejor historiador sobre Egipto, Manetón, se perdieron y sólo las conocemos a través de epítomes de escritores posteriores como Flavio Josefo, Eusebio de Cesarea, Sexto Julio Africano o el monje Sincelo. Desafortunadamente las fechas de algunos reinados varían de uno a otro autor. [editar] Los inicios de la civilización egipcia Las evidencias arqueológicas indican que la civilización egipcia comenzó alrededor del sexto milenio a. C., durante el Neolítico, cuando se asentaron los primeros pobladores (véase el periodo predinástico). El río Nilo, en torno al cual se asienta la población, ha sido la línea de referencia para la cultura egipcia desde que los nómadas cazadores-recolectores comenzaron a vivir en sus riberas durante el pleistoceno. Los rastros de éstos primeros pobladores quedaron en los objetos y signos grabados en las rocas a lo largo del valle del Nilo y en los oasis. A lo largo del Nilo, en el onceno milenio a. C., una cultura de recolectores de grano había sido substituida por otra de cazadores, pescadores, y recolectores que usaban herramientas de piedra. Los estudios también indican asentamientos humanos en el sudoeste de Egipto, cerca de la frontera con Sudán, antes del 8000 a. C. La evidencia geológica y estudios climatológicos sugieren que los cambios del clima, alrededor del 8000 a. C., comenzaron a desecar las tierras de caza y pastoreo de Egipto, conformándose paulatinamente el desierto del Sáhara. Las tribus de la región tendieron a agruparse cerca del río, en donde surgieron pequeños poblados que desarrollaron una economía agrícola. Hay evidencias de pastoreo y del cultivo de cereales en el este del Sáhara en el séptimo milenio a. C. Alrededor del 6000 a. C., ya había aparecido en el valle del Nilo la agricultura organizada y la construcción de grandes poblados. Al mismo tiempo, en el sudoeste se dedicaban a la ganadería y también construían. El mortero de cal se usaba en el 4000 a. C. Es el denominado periodo predinástico, que comienza con la cultura de Naqada, aunque algunos egiptólogos lo sitúan antes, en el Paleolítico Inferior. Entre el 5500 y el 3100 a. C., durante el Predinástico, los asentamientos pequeños prosperaron a lo largo del Nilo. En el 3300 a. C., momentos antes de la primera dinastía, Egipto estaba dividido en dos reinos, conocidos como Alto Egipto Ta Shemau y Bajo Egipto Ta Mehu.[1] La frontera entre ambos se situaba en la actual zona de El Cairo, al sur del delta del Nilo. La historia de Egipto como estado unificado comienza alrededor del 3050 a. C. Menes, que unificó el Alto y el Bajo Egipto, fue su primer rey. La cultura y costumbres egipcias fueron notablemente estables y apenas variaron en casi 3000 años, incluyendo religión, expresión artística, arquitectura y estructura social. La cronología de los reyes egipcios da comienzo en esa época. La cronología convencional es la aceptada durante el siglo XX, sin incluir cualquiera de las revisiones que se han hecho en ese tiempo. Incluso en un mismo trabajo, los arqueólogos ofrecen a menudo, como posibles, varias fechas e incluso varias cronologías, y por ello puede haber discrepancias entre las fechas mostradas en las distintas fuentes. También se dan varias posibles transcripciones de los nombres. Tradicionalmente la egiptología clasifica la historia de la civilización faraónica dividida en dinastías, siguiendo la estructura narrativa de los epítomes de la Aigyptiaká (Historia de Egipto), del sacerdote egipcio Manetón. [editar] Periodos de la historia de Egipto [editar] Periodo Predinástico (c. 5500 a. C. – 3200 a. C.) Artículo principal: Periodo predinástico Véanse también: Naqada I y Naqada II Perro de piedra amratiense. Louvre.Los primeros pobladores de Egipto alcanzaron las riberas del río Nilo, por entonces un conglomerado de marismas y foco de paludismo, en su huida de la creciente desertización del Sáhara. Se sabe por los restos arqueológicos que antiguamente el Sáhara tenía un clima mediterráneo, más húmedo que el actual. En los macizos del Ahagar y el Tibesti había abundante vegetación. Para aquellos pobladores, el Sáhara sería una extensa estepa con grandes herbívoros que cazar. Las culturas saharianas son, en gran medida, desconocidas, pero no por ello inexistentes. Las sucesivas fases del neolítico están representadas por las culturas de El Fayum, hacia el 5000 a. C., la cultura tasiense, hacia el 4500 a. C. y la cultura de Merimde, hacia el 4000 a. C. Todas ellas conocen la piedra pulimentada, la cerámica, la agricultura y la ganadería. La base de la economía era la agricultura que se realizaba aprovechando el limo, fertilizante natural que aportaban las anuales inundaciones del río Nilo. Vasija de terracota con forma de ave (Naqada II). Louvre.Tras estas culturas aparecieron la badariense y la amratiense o Naqada I, entre 4000 y 3800 a. C. Hacia el año 3600 a. C. surge la gerzeense o Naqada II, que se difunde por todo Egipto, unificándolo culturalmente. Esta consonancia cultural llevará a la unidad política, que surgirá tras un periodo de luchas y alianzas entre clanes para imponer su supremacía. Para lograr mayor eficacia y producción, hacia 3500 a. C., comenzaron a realizarse las primeras obras de canalización y surge la escritura con jeroglíficos en (Abidos). En esta época comenzaron los proto-estados: Las primeras comunidades hicieron habitable el país y se organizaron en regiones llamadas nomos. Los habitantes del Delta tenían una organización feudal y llegaron a establecer dos reinos con dos jefes o monarcas respectivamente. Un reino estaba asentado en un lugar pantanoso, que se llamaba reino del Junco y tenía como símbolo un tallo de junco. Su capital era Buto; tenían a una cobra como tótem. El otro reino tenía como capital a Busiris y como tótem un buitre pero su símbolo era una abeja y llegó a conocerse como reino de la Abeja. Ambos reinos estaban separados por un brazo del río Nilo. El reino de la Abeja conquistó al reino del Junco de manera que el Delta quedó unificado. Pero algunos de los vencidos huyeron a establecerse en la zona del Alto Egipto donde fundaron ciudades dándoles el mismo nombre que aquellas que habían dejado en el Delta. Por eso muchas ciudades de esta época tienen nombres semejantes en el Alto y Bajo Egipto. Estas gentes fueron prosperando considerablemente hasta llegar a organizarse en un Estado. [editar] Periodo Protodinástico (c. 3200 – 3100 a. C.) Artículo principal: Periodo protodinástico Véase también: Naqada III Paleta ceremonial de época protodinástica. Louvre.Considerado la fase final del periodo predinástico, también conocido como dinastía 0, predinástico tardío, o periodo Naqada III. Está regido por gobernantes del Alto Egipto que residirán en Tinis, se hacen representar con un serej y adoran a Horus. El nombre de estos reyes figura en la Piedra de Palermo, grabada 700 años después. En este periodo surgen las primeras auténticas ciudades, tales como Tinis, Nubet, Nejeb, Nejen, etc. Son típicos de esta época los magníficos vasos tallados en piedra, cuchillos y paletas ceremoniales, o las cabezas de mazas votivas. Narmer pudo ser el último rey de esta época, y el fundador de la dinastía I. [editar] Periodo Arcaico (c. 3100 – 2700 a. C.) Artículo principal: Periodo Arcaico Cuchillo ceremonial de época arcaica. Royal Ontario Museum.A finales del periodo predinástico, Egipto se encontraba dividido en pequeños reinos; los principales eran: el de Hieracómpolis (Nejen) en el Alto Egipto y el de Buto (Pe) en el Bajo Egipto. El proceso de unificación fue llevado a cabo por los reyes de Hieracómpolis. La tradición egipcia atribuyó la unificación a Menes, quedando esto reflejado en las Listas Reales. Este personaje es, según Alan Gardiner, el rey Narmer, el primer faraón del cual se tiene constancia que reinó sobre todo Egipto, tras una serie de luchas, tal como quedó atestiguado en la paleta de Narmer. Según Manetón, este periodo lo conforman las dinastías I y II. Egipto durante los imperios antiguo y nuevo.[editar] Imperio Antiguo (c. 2700 – 2250 a. C.) Artículo principal: Imperio Antiguo Bajo la dinastía III la capital se estableció definitivamente en Menfis, de donde procede la denominación del país, ya que el nombre del principal templo, Hat Ka Ptah “casa del espíritu de Ptah”, que pasó al griego como Aegyptos, con el tiempo designó primero al barrio en el que se encontraba, luego a toda la ciudad y más tarde al reino. En la época de la tercera dinastía comenzó la costumbre de erigir grandes pirámides y monumentales conjuntos en piedra, gracias al faraón Dyeser, pero fue durante la dinastía IV, con Seneferu, Keops y Kefrén, cuando se construyeron las mayores pirámides. Sin embargo, el esfuerzo y recursos invertidos en ellas determinó que el poder absoluto y prestigio del faraón se resintiera. La dinastía V marca el ascenso del alto clero y los influyentes gobernadores locales (nomarcas), y durante el largo reinando de Pepy II se acentuará una época de fuerte descentralización, denominada primer periodo intermedio de Egipto. El Imperio Antiguo comprende las dinastías III a VI. [editar] Primer Periodo Intermedio (c. 2250 – 2050 a. C.) Artículo principal: Primer periodo intermedio Fue un período de descentralización del estado egipcio. Esta época destacó por un gran florecimiento literario, con textos doctrinales o didácticos, que muestran el gran cambio social. El importante cambio de mentalidad, así como del crecimiento de las clases medias en las ciudades originó una nueva concepción de las creencias, reflejándose en la aparición de los denominados Textos de los Sarcófagos. Osiris se convirtió en la divinidad más popular, con Montu y Amón. Los nomos de Heracleópolis y Tebas se constituyeron como hegemónicos, imponiéndose finalmente este último. Son las dinastías VII a XI. Mentuhotep II. MMNY.[editar] Imperio Medio (c. 2050 – 1800 a. C.) Artículo principal: Imperio Medio Se considera que se inicia con la reunificación de Egipto bajo Mentuhotep II. Es un periodo de gran prosperidad económica y expansión exterior, con faraones pragmáticos y emprendedores. Este periodo lo conforma el final de la dinastía XI y la XII. Se realizaron ambiciosos proyectos de irrigación en el El Fayum, para regular las grandes inundaciones del Nilo, desviándolo hacia el lago Moeris (El Fayum). También se potenciaron las relaciones comerciales con las regiones circundantes: africanas, asiáticas y mediterráneas. Las representaciones artísticas se humanizaron, y se impuso el culto al dios Amón. A mediados de 1800 a. C., los dirigentes hicsos vencieron a los faraones egipcios; lo que comenzó como una migración paulatina de libios y cananeos hacia el delta del Nilo, se transformó con el tiempo en conquista militar de casi todo el territorio egipcio, originando la caída del Imperio Medio. Los hicsos también vencieron porque poseían mejores armas, y supieron utilizar el factor sorpresa. [editar] Segundo Periodo Intermedio (c. 1800 – 1550 a. C.) Artículo principal: Segundo periodo intermedio Durante gran parte de este periodo dominaron Egipto los gobernantes hicsos, jefes de pueblos nómadas de la periferia, especialmente libios y asiáticos, que se establecieron en el delta, y tuvieron como capital la ciudad de Avaris. Finalmente, los dirigentes egipcios de Tebas declararon la independencia, siendo denominados la dinastía XVII. Proclamaron la “salvación de Egipto” y dirigieron una “guerra de liberación” contra los hicsos. Fueron las dinastías XIII a XVII, parcialmente coetáneas. Ramsés II. Imperio Nuevo. Luxor.[editar] Imperio Nuevo (c. 1550 – 1070 a. C.) Artículo principal: Imperio Nuevo Es un periodo de gran expansión exterior, tanto en Asia (donde llegan al Éufrates) como en Kush (Nubia). La dinastía XVIII comenzó con una serie de faraones guerreros, desde Ahmose I hasta Tutmosis III y Tutmosis IV. Bajo Amenhotep III se detuvo la expansión y se inició un período de paz interna y externa. Ésta se quebrantó bajo su hijo Amenhotep IV o Ajenatón, que inició una reforma religiosa tendente al monoteísmo, ganándose la oposición del clero de Amón. A la vez se perdieron grandes posesiones en Asia ante los hititas. Después de un período de debilidad monárquica, llegaron al poder las castas militares, la dinastía XIX, o Ramésida, que, fundamentalmente bajo Sethy I y Ramsés II, se mostró enérgica contra los expansionistas reyes hititas. Durante los reinados de Merenptah, sucesor de Ramsés II, y Ramsés III, de la dinastía XX, Egipto tuvo que enfrentarse a las invasiones de los Pueblos del Mar, originarios de diversas áreas del Mediterráneo oriental (Egeo, Anatolia), y de los libios. [editar] Tercer Periodo Intermedio (c. 1070 – 656 a. C.) Artículo principal: Tercer periodo intermedio Comienza con la instauración de dos dinastías de origen libio que se repartieron Egipto: una, desde Tanis, la bíblica Zoán, en el Bajo Egipto, y otra, cuyos reyes tomaron el título de Sumos sacerdotes de Amón, desde Tebas. El periodo termina con la dominación de los reyes kushitas. Son las dinastías, parcialmente coetáneas, XXI a XXV. Apries. Periodo Tardío.[editar] Periodo Tardío (c. 656 – 332 a. C.) Artículo principal: Periodo Tardío Comienza con la dinastía Saíta, con dos periodos de dominación persa, así como con varias dinastías coetáneas de gobernantes egipcios independientes. Egipto se convirtió finalmente en una satrapía. Son las dinastías XXVI a XXXI. [editar] Periodo Helenístico (332 – 30 a. C.) Artículo principal: Periodo Helenístico de Egipto Véanse también: Alejandro Magno, Alejandría y Periodo helenístico Alejandro Magno.Se inicia con la conquista de Egipto por Alejandro Magno de Macedonia en 332 a. C., y la llegada al poder en 305 a. C. de la dinastía ptolemaica, de origen macedonio. Finaliza con la incorporación de Egipto al Imperio romano tras la batalla de Actium, en el año 31 a. C. En el año 30 a. C. muere Cleopatra y Egipto se convierte en una provincia del Imperio romano. [editar] Periodo Romano (30 a. C. – 640 d. C.) Artículo principal: Periodo Romano de Egipto El 30 de julio del año 30 a. C. entró en Alejandría Octavio, que liquidó definitivamente la independencia política de Egipto, convirtiéndolo en provincia romana. Pasó a sus sucesores bizantinos después que el Imperio fuera repartido el año 395, y permaneció en sus manos hasta la conquista árabe del año 640. Los últimos vestigios de la tradicional cultura del Antiguo Egipto finalizan definitivamente a comienzos del siglo VI, con los últimos sacerdotes de Isis, que oficiaban el templo de la isla de File, al proscribirse el culto a los “dioses paganos”. [editar] Economía egipcia Cosecha.La economía de Egipto se basaba en la agricultura. La vida dependía de los cultivos de las tierras inundadas por el río Nilo. Tenían un sistema de diques, estanques y canales de riego que se extendían por todas las tierras de cultivo. En las riberas del Nilo los campesinos egipcios cultivaban muchas clases de cereales. El grano cosechado se guardaba en graneros y luego se usaba para elaborar pan y cerveza. Las cosechas principales eran de trigo, cebada y lino. La agricultura estaba centrada en el ciclo del Nilo. Había tres estaciones: Akhet, Peret, y Shemu. Akhet, la estación de la inundación, duraba de junio a septiembre. Después de la inundación quedaba una capa de légamo en los bancos, enriqueciendo la tierra para la cosecha siguiente. En Peret, la estación de la siembra entre octubre y febrero, los granjeros esperaban hasta que se drenaba el agua, y araban y sembraban el rico suelo. Acabada la labor, irrigaban usando diques y canales. Seguía Shemu, la estación de la cosecha de marzo a mayo, cuando se recolectaba con hoces de madera. En los huertos se cultivaban guisantes (arveja), lentejas, cebolla, puerros, pepinos y lechugas, además de uvas, dátiles, higos y granadas. Entre los animales que criaban por su carne, se encuentran los cerdos, ovejas, cabras, gansos y patos. Los egipcios cultivaban más alimentos de los que necesitaban, y hacían intercambio de sus productos. Algunas de las materias que ellos importaban de territorios extranjeros eran el incienso, la plata, y madera fina de cedro. Gran parte del los productos del comercio egipcio se transportaba en barcos, por el Nilo y el Mediterráneo. Durante la mayor parte de su existencia, unos tres milenios, el Antiguo Egipto fue el país más rico del mundo. [editar] Administración y Hacienda Lista de Sesostris I, nomos del 5.º al 7.º del Alto Egipto.Egipto estaba dividido en varios sepats (provincias, o nomos en griego) con fines administrativos. Esta división se puede remontar de nuevo al período Predinástico (antes de 3100 a. C.), cuando los nomos eran ciudades-estados autónomas, y permanecieron por más de tres milenios, manteniendo sus costumbres. Bajo este sistema, el país fue dividido en 42 nomos: 20 del Bajo Egipto, mientras que el Alto Egipto abarcaba 22 nomos. Cada nomo estaba gobernado por un nomarca, gobernador provincial que ostentaba la autoridad regional. El gobierno impuso diversos impuestos, que al no existir moneda eran pagados en especie, con trabajo o mercancías. El Tyaty (visir) era el responsable de controlar el sistema impositivo en nombre del faraón, a través de su departamento. Sus subordinados debían tener al día las reservas almacenadas y sus previsiones. Los impuestos se pagaban según el trabajo o las rentas de cada uno, los campesinos (o los terratenientes en periodos posteriores) en productos agrícolas, los artesanos con parte de su producción, y de forma similar los pescadores, cazadores, etc. El estado requería una persona de cada casa para realizar trabajos públicos algunas semanas al año, haciendo o limpiando canales, en la construcción de templos o tumbas e incluso en la minería (esto último, sólo si no había prisioneros de guerra). Los cazadores y pescadores pagaban sus impuestos con capturas del río, de los canales, y del desierto. Las familias acomodadas podían contratar sustitutos para satisfacer este derecho. [editar] Lengua Artículo principal: Lenguas egipcias El egipcio antiguo constituye una parte independiente de la lengua de la (macro) familia afro-asiática. Sus parientes más cercanos son los grupos bereber, semítico y Beja. Los documentos escritos más antiguos en lengua egipcia se han fechado en el 3200 a. C., haciéndola una de las más antiguas y documentadas. Los eruditos agrupan al egipcio en seis divisiones cronológicas importantes: Nombre de Narmer, en egipcio arcaico.Egipcio arcaico (antes de 3000 a. C.) Recogido en las inscripciones del último predinástico y del arcaico. La evidencia más temprana de escritura jeroglífica egipcia aparece en los recipientes de cerámica de Naqada II. Egipcio antiguo (3000-2000 a. C.) Es la lengua del Imperio Antiguo y del primer período intermedio. Los textos de las pirámides son el cuerpo mayor de la literatura de esta fase, escritos en las paredes de las tumbas de la aristocracia, que a partir de este período también muestran escrituras autobiográficas. Una de las características que lo distinguen es la triple mezcla de ideogramas, fonogramas, y de determinativos para indicar el plural. No tiene grandes diferencias con la etapa siguiente. Egipcio clásico (2000-1300 a. C.) Esta etapa, llamada también media, se conoce por una variedad de textos en escritura jeroglífica e hierática, datadas en el Imperio Medio. Incluyen los textos funerarios inscritos en los ataúdes tales como los Textos de los Sarcófagos; textos que explican cómo conducirse en la otra vida, y que ejemplifican el punto de vista filosófico egipcio (véase el papiro de Ipuur); cuentos que detallan las aventuras de ciertos individuos, por ejemplo la historia de Sinuhe; textos médicos y científicos tales como el papiro Edwin Smith y el de Ebers; y textos poéticos que elogian a un dios o a un faraón, tal como el himno al Nilo. El idioma vernáculo comenzó a diferenciarse de la lengua escrita tal como evidencian algunos textos hieráticos del Imperio medio, pero el egipcio clásico continuó siendo usado en los escritos formales hasta el último período dinástico. Fragmento de escritura jeroglífica en egipcio tardío. Tumba de Seti I.Egipcio tardío (1300-700 a. C.) Aparecen documentos de esta etapa en la segunda parte del Imperio Nuevo. Forman un amplio conjunto de textos de literatura religiosa y secular, abarcando ejemplos famosos tales como la historia de Unamón (Wenamun) y las instrucciones del Ani. Era la lengua de la administración ramésida. No es totalmente distinto del egipcio medio, ya que aparecen muchos clasicismos en los documentos históricos y literarios de esta fase, sin embargo, la diferencia entre el clásico y el tardío es mayor que entre aquél y el antiguo. También representa mejor la lengua hablada desde el Imperio Nuevo. La ortografía jeroglífica consiguió una gran expansión de su inventario gráfico entre el periodo Tardío y el Ptolemaico. Texto en escritura demótica: réplica de la Piedra Rosetta.Egipcio demótico (siglo VII – Siglo IV a. C.) Artículo principal: Egipcio demótico La lengua demótica es cronológicamente la última, se comenzó a usar alrededor del 660 a. C. y se convirtió en la escritura dominante cerca del 600 a. C., usándose con fines económicos y literarios. En contraste con el hierático, que solía escribirse en papiros u ostracas, el demótico se grababa además en piedra y madera. En los textos escritos en etapas anteriores, probablemente representó el idioma hablado de la época. Pero al ser utilizada cada vez más solamente con propósitos literarios y religiosos, la lengua escrita divergió cada vez más de la forma hablada, dando a los últimos textos demóticos un carácter artificial, similar al uso del egipcio medio clásico durante el período Ptolemaico. A inicios del siglo IV comenzó a ser reemplazado por el idioma griego en los textos oficiales: el último uso que se conoce es en el año 452 d. C., sobre los muros del templo dedicado a Isis, en File. Comparte mucho con la lengua copta posterior. Inscripción copta.Griego (305-30 a. C.) Artículo principal: Idioma griego Fue el idioma de la corte tras la conquista de Alejandro, el dialecto koiné, “lengua común”, que era una variante del ático utilizada en el mundo helenístico, y que en Egipto convivió con el copto. Copto (Siglo III – siglo VII d. C.) Artículo principal: Idioma copto Está testimoniado alrededor del siglo III, y aparece escrita con signos jeroglíficos, o en los alfabetos hierático y demótico. El alfabeto copto es una versión ligeramente modificada del alfabeto griego, con algunas letras propias demóticas utilizadas para representar varios sonidos no existentes en el griego. Como lengua cotidiana tuvo su apogeo desde el siglo III hasta el siglo VI, y perdura sólo como lengua litúrgica de la Iglesia Ortodoxa Copta. [editar] Escritura Durante años, la inscripción conocida más antigua era la Paleta de Narmer, encontrada durante excavaciones en Hieracómpolis (nombre actual, Kom el-Ahmar) en 1890, datada en el 3150 a. C. Hallazgos arqueológicos recientes revelan que los símbolos grabados en la cerámica de Gerzeh, del año 3250 a. C., se asemejan al jeroglífico tradicional. En 1998 un equipo arqueológico alemán bajo el mando de Günter Dreyer, que excavaba la tumba U-j en la necrópolis de Umm el-Qaab de Abidos, que perteneció a un rey del predinástico, recuperó trescientos rótulos de arcilla inscritos con jeroglíficos y fechados en el período de Naqada III-a, en el siglo XXXIII a. C.[2] Según investigaciones, la escritura egipcia apareció hacia el 3000 a. C. con la unificación del Reino del Alto y Bajo Egipto y el advenimiento del Estado. Durante largo tiempo sólo estuvo compuesta por unos mil signos, los jeroglíficos, que representaban personas, animales, plantas, objetos estilizados etc. Su número no llegó a alcanzar varios miles hasta el periodo tardío.[3] Los egiptólogos definen al sistema egipcio como jeroglífico, y se considera como la escritura más antigua del mundo. La denominación proviene del griego “hieros” (sagrado) y “glypho” (esculpir, grabar). Era en parte silábica, en parte ideográfica. La hierática fue una forma cursiva de los jeroglíficos y comenzó a utilizarse durante la primera dinastía (c. 2925-2775 a. C.). El término demótico, en el contexto egipcio, se refiere a la escritura y a la lengua que evolucionó durante el periodo tardío, es decir desde la 25.ª dinastía Nubia, hasta que fue desplazada en la corte por el Koiné griego en las últimas centurias a. C. Después de la conquista por Amr ibn al-As en el año 640, el idioma egipcio perduró en la lengua copta durante la Edad Media. Alrededor del 2700 a. C., se comenzaron a usar pictogramas para representar sonidos consonantes. Sobre el 2000 a. C., se usaban 26 para representar los 24 sonidos consonantes principales. El más antiguo alfabeto conocido (c. 1800 a. C.) es un sistema abyad derivado de esos signos unilíteros, igual que otros jeroglíficos egipcios. Papiro Westcar: tres historias mágicas en la corte del rey Jufu..La escritura jeroglífica finalmente cayó en desuso como escritura de los cortesanos alrededor del siglo IV a. C, bajo los ptolomeos, sustituida por el griego, aunque perduró en los templos del Alto Egipto, custodiados por el clero egipcio. Cleopatra VII fue la única gobernante ptolemaica que dominó el idioma egipcio antiguo. Las tentativas de los europeos para descifrarla comenzaron en el siglo XV, aunque hubo tentativas anteriores por parte de eruditos árabes. [editar] Literatura c. 1800 a. C.: Historia de Sinuhé y papiro de Ipuwer. c. 1600 a. C.: Papiro Westcar. c. 1300 a. C.: Papiro Ebers y Poema de Pentaur. c. 1180 a. C.: Papiro Harris I. c. 1000 a. C.: Historia de Unamón y Papiro de Ani. [editar] Cultura Artículo principal: Cultura del antiguo Egipto La religión egipcia, plasmada en la mitología, es un conjunto de creencias que impregnaban toda la vida egipcia, desde la época predinástica hasta la llegada del Cristianismo y del Islam en las etapas greco-romanas y árabe. Eran dirigidos por sacerdotes, y el uso de la magia y los hechizos son dudosos. El templo era un lugar sagrado en donde solamente se admitía a los sacerdotes y sacerdotisas, aunque en las celebraciones importantes el pueblo era admitido en el patio. La existencia de momias y pirámides fuera de Egipto, indica que las creencias y los valores de las culturas prehistóricas se transmitieron de una u otra forma por el camino de la seda. Los contactos de Egipto con extranjeros incluyeron Nubia y Punt al sur, el Egeo y Grecia al norte, el Líbano y otras regiones del Cercano Oriente y Libia al oeste. La naturaleza religiosa de la civilización egipcia influenció su contribución a las artes. Muchas de las grandes obras del Egipto antiguo representan dioses, diosas, y faraones, considerados divinos. El arte está caracterizado por la idea del orden y la simetría. Durante los 3000 años de cultura independiente, cada animal retratado o adorado en el arte, la escritura o la religión es indígena de África. El dromedario, domesticado en Arabia, apareció en Egipto al comienzo del 2.º milenio a. C. Aunque el análisis del cabello de momias del Imperio Medio ha revelado evidencias de una dieta estable, las momias de circa 3200 a. C. muestran señales de anemia y desórdenes hemolíticos, síntomas del envenenamiento por metales pesados. Los compuestos de cobre, plomo, mercurio, y arsénico que fueron utilizados en pigmentos, tintes y maquillaje de la época pudieron haber causado el envenenamiento, especialmente entre la clase acomodada.[4] [5] [editar] Vida después de la muerte Creían en una vida de ultratumba, y se preparaban para ella, tanto siguiendo unas normas determinadas (Libro de los muertos) como preparando la tumba. Antiguamente solo los faraones tenían derecho a participar en la vida futura, pero al llegar el nuevo imperio todos los egipcios esperaban vivir en el más allá, y se preparaban, de acuerdo a sus posibilidades económicas, su tumba y su cuerpo; a los cadáveres se le extraían los órganos, que eran depositados en los Vasos canopos, y después cubrían el cuerpo con resinas para preservarlo, envolviéndolo con lino. En la cámara funeraria se depositaban alimentos y pertenencias del fallecido, para su uso en la otra vida. Véase también: Embalsamamiento Véase también: Mitología egipcia [editar] Logros Los logros del Antiguo Egipto están bien estudiados, así como su civilización que alcanzó un nivel muy alto de productividad y complejidad. El arte y la ingeniería estaban presentes en las construcciones para determinar exactamente la posición de cada punto y las distancias entre ellos (Topografía). El mortero fue inventado por los egipcios. Estos conocimientos fueron utilizados para orientar exactamente las bases de las pirámides, así como para otras obras: Los canales para riego construidos para el aprovechamiento del lago de El-Fayum, que convirtieron la zona en el principal productor de grano del mundo antiguo. Hay evidencias de que faraones de la duodécima dinastía usaron el lago natural de El Fayum como depósito para regular y almacenar el exceso de agua, para su uso durante las estaciones secas. A partir de la primera dinastía, o antes, los egipcios explotaron las minas de turquesas de la península del Sinaí. La evidencia más temprana (circa 1600 a. C.) del empirismo tradicional se acredita a Egipto, según lo evidenciado por los papiros de Edwin Smith y de Ebers, así como el sistema decimal y las fórmulas matemáticas complejas, usadas en el Papiro de Moscú y el Ahmes. Los orígenes del método científico también se remontan a los egipcios. Conocían el número áureo, reflejado en numerosas construcciones,[6] aunque puede ser la consecuencia de un sentido intuitivo de la proporción y la armonía.[7] Crearon su propia escritura: los jeroglíficos, hacia finales del cuarto milenio a. C. La fabricación del vidrio se desarrolló extraordinariamente, como evidencian los numerosos objetos de uso cotidiano y de adorno descubiertos en las tumbas.[8] [9] Recientemente se han descubierto los restos de una fábrica de cristal.[10] Sobre el 3500 a.C. inventaron la navegación a vela, primera aplicación de una energía no animal, (o humana), a la locomoción. Invento que utilizaron en exclusividad durante unos 2.100 años ya que no existe evidencia documental de su uso por los fenicios hasta el 1400 a.C.[11] [editar] Hitos históricos [editar] Predinásticos 3500 a. C.: Senet, el más antiguo juego de mesa 3500 a. C.: Fayenza, la cerámica vidriada conocida más antigua. [editar] Dinásticos La gran pirámide. Los egipcios fueron los primeros en fabricar vidrio y cerámicas con acabados vítreos como la fayenza.3300 a. C.: primeros trabajos en bronce. 3200 a. C.: Primeros jeroglíficos (Abidos). 3100 a. C.: jeroglíficos lineales, el alfabeto más antiguo conocido. 3100 a. C.: Sistema decimal,[12] Usado por primera vez en el mundo. 3100 a. C.: Bodegas, las más antiguas conocidas. 3050 a. C.: astillero en Abidos.[13] 3000 a. C.: Paleta de Narmer, una de las primeras representaciones de un faraón. 3000 a. C.: Exportaciones de vino desde el Nilo a Canaán y Líbano: Fechado circa del 3000 a. C (época de Narmer), se ha encontrado en Israel un trozo de cerámica cuyos estudios concluyen que es el fragmento de un ánfora de vino del valle del Nilo. 3000 a. C.: trabajos de cobre (ver El cobre en la antigüedad). 3000 a. C.: papiros, el “papel” más antiguo del mundo. 3000 a. C.: primeras instituciones sanitarias del mundo (ver: Medicina en el Antiguo Egipto). 2700 a. C.: primeros cirujanos del mundo (ver: Papiro Edwin Smith). 2700 a. C.: estudios topográficos (Museo Egipcio de Turín). [[siglo XXVII a. C.|2600 a. C.: construcción de la Esfinge, la mayor escultura en un sólo bloque piedra del mundo, hasta el siglo XX. 2600 a. C.–2500 a. C.: expediciones navales en los reinados de Seneferu y Sahura. 2600 a. C.: uso de gabarras para el transporte de bloques de piedra (ver: Técnicas de construcción del Antiguo Egipto. 2600 a. C.: construcción de la Pirámide de Zoser, la primera del mundo en piedra. 2600 a. C.: construcción de la Pirámide de Menkaura y la roja, las primeras con tallas en la piedra. 2600 a. C.: construcción de la Pirámide Roja, la primera pirámide “clásica” (de caras lisas) del mundo. 2580 a. C.: construcción de la Gran Pirámide de Guiza, que fue la construcción más alta del mundo hasta el año 1300 d. C. 2500 a. C.: comienza la apicultura. 2400 a. C.: comienzan a usar el calendario, que se utilizó incluso en la Edad Media por su regularidad. 2200 a. C.: primeras referencias al consumo de cerveza. 1860 a. C.: construcción durante el reinado de Sesostris III de un canal sobre el Uady Tumilat, desde el mar Rojo hasta el río Nilo, para el transporte de mercancías por gabarras. La evidencia indica su uso en el siglo XIII a. C., durante la época de Ramsés II.[14] [15] 1800 a. C.: Surge el alfabeto Demótico. 1800 a. C.: Papiro de Moscú, con fórmulas para hallar volúmenes. 1650 a. C.: Papiro de Ahmes: fórmulas sobre geometría, ecuaciones algebraicas, series aritméticas, etc. 1600 a. C.: Papiro Edwin Smith, recoge los métodos usados en medicina desde el año 3000 a. C. 1550 a. C.: Papiro Ebers, el primer tratado sobre tumores. 1500 a. C.: la primera fábrica de vidrio del mundo. 1300 a. C.: Papiro de Berlín, sobre fracciones y ecuaciones algebraicas.[16] 1258 a. C.: primer tratado de paz del que haya constancia, entre Ramsés II y Muwatallis II tras la batalla de Qadesh. 1160 a. C.: Papiros de Turín (1879, 1899 y 1969), de Uadi Hammamat, el primer mapa geológico y topográfico del que se tiene noticia. 1000 a. C.: uso del alquitrán para embalsamamientos. 500 a. C.–400 a. C. o anterior: juegos de guerra llamados petteia y seega, precursores del ajedrez. [editar] Véase también

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Imperio Maya

Cultura Maya

grupo de pueblos indígenas que pertenecen a la familia lingüística maya o mayense y que tradicionalmente han habitado la parte occidental del istmo centroamericano, en los actuales estados mexicanos de Yucatán, Campeche, Quintana Roo (península de Yucatán), Tabasco y este de Chiapas, en la mayor parte de Guatemala y en algunas regiones de Belice y Honduras, zona comprendida en Mesoamérica. Los mayas no conformaron una cultura homogénea, ya que los distintos grupos, al parecer un total de 28, tenían su propia lengua, aunque todos ellos compartían los ámbitos económico, artístico, religioso e intelectual.

La civilización maya se extendió por toda la península mexicana del Yucatán y zonas de lo que hoy es Guatemala, Honduras, El Salvador y Belice. En todas estas regiones se han descubierto ruinas de ciudades mayas, que son una muestra de la habilidad y altura artística de sus arquitectos. La civilización maya desapareció hacia el 900 d.C. por causas aún desconocidas.

TERRITORIO

El pueblo maya ocupó un vasto territorio: 900 km de norte a sur, desde la costa norte de Yucatán hasta la del Pacífico, y 500 km de noreste a suroeste, entre la desembocadura del río Usumacinta y el golfo de Honduras. Se distinguen, al menos, tres grandes zonas, cada una de ellas caracterizada por formas culturales específicas y una trayectoria histórica definida: las Tierras Altas de Guatemala y El Salvador, en la costa del Pacífico; las Tierras Bajas del Sur, en los actuales estados de Tabasco, noreste de Chiapas y sur de Campeche, y las Tierras Bajas del Norte, la actual península de Yucatán.

Principales Naciones mayas

HISTORIA

Desde un punto de vista histórico, la civilización maya comprende tres periodos: el periodo preclásico o formativo, que comenzó, cuando menos, hacia el 1500 a.C.; el periodo clásico, que duró entre el 300 y el 900 d.C.; y el periodo posclásico, desde el 900 hasta la llegada de los españoles a principios del siglo XVI. Éstos se dividen a su vez en antiguo, medio y reciente, y existen otras subdivisiones suplementarias, como protoclásico, clásico tardío o protohistórico.

Durante el preclásico, la costa del Pacífico y las tierras altas desarrollaron la herencia olmeca; los contactos entre ambas culturas es evidente en la construcción de grandes edificios al comienzo de su historia. Sin embargo, fue en el periodo clásico cuando comenzó el esplendor y el progreso de esta civilización. Se construyeron grandes centros ceremoniales como Uaxactún y Tikal (Petén, Guatemala) y los mayas extendieron su influjo por las tierras bajas centrales y meridionales, donde construyeron otras ciudades como Palenque y Yaxchilán (Chiapas, México), Quiriguá (Guatemala) o Copán (Honduras). Estos centros fueron abandonados por razones todavía no comprobadas a mediados del siglo IX, aunque se cree que fueron factores de tipo cultural: riesgos de graves hambrunas, fragmentación política, interrupción de las redes comerciales, guerras e invasiones. Algunos de sus habitantes decidieron emigrar al norte de Yucatán.

Se inició así el periodo posclásico, en el que a partir del siglo XI se hizo presente la influencia de los toltecas, con la migración de los itzáes, procedentes del valle de México, una influencia que afectaría especialmente al gran centro ritual de Chichén Itzá. Por entonces se consolidó la Liga de Mayapán, alianza de los jefes de esta ciudad y los de Chichén Itzá y Uxmal, liga que dominaría la península de Yucatán durante dos siglos. Durante algún tiempo se preservó la paz, pero tras un periodo de guerra civil y de revolución, las ciudades fueron de nuevo abandonadas. Sólo quedó Mayapán, que continuó ejerciendo una clara hegemonía sobre los pequeños señoríos independientes que se habían formado.

Los primeros contactos de los mayas con los españoles tuvieron lugar en el año 1511, cuando desembarcó en sus costas Jerónimo de Aguilar. Posteriormente, en 1517, Francisco Hernández de Córdoba navegaría por la costa de Yucatán.

ORGANIZACIÓN POLÍTICA, ECONÓMICA Y SOCIAL

La agricultura constituyó la base de la economía maya desde la época precolombina y el maíz es su principal cultivo. Sus técnicas combinaban formas muy arcaicas con otras muy elaboradas, como la irrigación, el drenaje o el aterrazamiento. Los mayas cultivaban también algodón, frijol, chile, tomate, camote (batata), yuca, cacao y otras especies comestibles. Las técnicas del hilado del algodón, la lana y el ixtle (obtenido de la yuca), además del tinte y el tejido, consiguieron un elevado grado de perfección. Los mayas utilizaban dos tipos de telares: el de cintura y, con menor frecuencia, el de estacas. A través de los motivos de los tejidos las mujeres mayas transmitían mitos y símbolos de sus respectivos pueblos. Como unidad de cambio utilizaban las semillas de cacao y las campanillas de cobre, material que empleaban también en los trabajos ornamentales, al igual que el oro, la plata, el jade, las conchas de mar y las plumas de colores.

Los mayas formaban una sociedad muy jerarquizada. Estaban gobernados por una autoridad política, el Halach Uinic, jefe supremo, cuya dignidad era hereditaria por línea masculina, y el Ah Kin, sumo sacerdote. El jefe supremo delegaba la autoridad sobre las comunidades de poblados a jefes locales o bataboob, capataces de explotación agrícola que cumplían funciones civiles, militares y religiosas. La unidad mínima de producción era la familia campesina, que cultivaba una milpa, parcela desbrozada sin la tala de árboles, ya que para los mayas los árboles, en especial la ceiba, eran sagrados.

ARTE Y ARQUITECTURA

La cultura maya produjo una arquitectura monumental, de la que se conservan ruinas en Palenque, Uxmal, Mayapán, Copán, Tikal, Uaxactún, Quiriguá, Bonampak y Chichén Itzá. Estos grandes recintos eran ciudades y no sólo importantes centros ceremoniales. Conviven varios estilos arquitectónicos, entre los que destacan el Río Bec (pequeñas columnas adosadas, dameros y cruces añadidos a los mascarones de las fachadas) y el Puuc (obra en paramento y mosaico en la parte superior de las fachadas), cada uno con características de ingeniería y ornamentación propias.

La distribución de las ciudades consistía en una serie de estructuras piramidales, la mayoría de las veces coronadas por templos o cresterías labradas, agrupadas alrededor de plazas abiertas. Las pirámides escalonadas estaban recubiertas con bloques de piedra pulida y por lo general llevaban tallada una escalinata en una o varias de sus caras. La infraestructura de las pirámides estaba formada habitualmente por tierra y piedras, pero a veces se utilizaban bloques de piedra unidos con mortero.

Aunque en la actualidad representa una excepción, se cree que el templo de las Inscripciones de Palenque, que aloja la tumba del rey Pacal, puede no ser el único monumento de uso funerario que se construyó en la cultura maya. El tipo más común de construcción consiste en un núcleo de escombros o piedra caliza partida, mezclada con hormigón o cemento, y recubierta con piedra pulida o estuco. Las paredes de piedra se edificaban, por lo general, sin mortero. La madera se utilizaba para los dinteles de las puertas y para las esculturas. Su gran hallazgo técnico fue el sistema de la falsa bóveda por aproximación de filas de bloques de piedra, para cubrir espacios alargados o estrechos, que concluyen en el característico arco maya, del cual existen 10 tipos diferentes. Las ventanas eran poco frecuentes, muy pequeñas y estrechas. Los muros interiores y exteriores se pintaban con colores vivos, en especial el azul y el rojo. Se dedicaba especial atención a los exteriores y se decoraban profusamente con esculturas pintadas, dinteles tallados, molduras de estuco y mosaicos de piedra. Las decoraciones se disponían generalmente en amplios frisos que contrastaban con franjas de ladrillos lisos. Las viviendas de los comunes se parecían seguramente a las chozas de adobe y techumbre de ramas que todavía hoy se pueden apreciar entre los mayas contemporáneos. Véase Arte y arquitectura mayas.

ESCRITURA

Los pueblos mayas desarrollaron un método de notación jeroglífica y registraron su mitología, historia y rituales en inscripciones grabadas y pintadas en estelas, en los dinteles y escalinatas, y en otros elementos arquitectónicos.

Los escritos de los antiguos mayas se realizaban también en códices de papel amate (corteza de árbol) o en pergaminos de piel de venado curtida. Sólo existen tres muestras de estos códices: el Códice de Dresde, a través del cual es posible conocer la astronomía y la religión de los antiguos mayas, actualmente en la biblioteca de la ciudad de Dresde; el Códice Peresiano, también llamado Códice de París por encontrarse en la Biblioteca Nacional de la capital francesa, también de carácter astronómico; y el Códice Tro-cortesiano (a veces denominado Códice Matritense maya), de carácter mágico-religioso, y que, como su nombre indica, consta de dos fragmentos diferentes que estuvieron separados durante siglos; hoy se encuentra en el Museo de América de Madrid.

A partir del siglo XVI se realizaron numerosas compilaciones en la lengua maya, pero con alfabeto latino, ya que los nobles mayas lo aprendieron desde los primeros años de la conquista española. Destacan obras religiosas (el Popol Vuh o los libros de Chilam Balam), obras políticas (Rabinal Achi, el único texto dramático indígena prehispánico que se conserva), obras enciclopédicas (Libro de los Bacab) o de canciones y poemas (Cantos de Dzitbalché). La obra del obispo fray Diego de Landa, Relación de las cosas de Yucatán, ha resultado una fuente importantísima para descifrar la grafía maya.

 

ASTRONOMÍA Y CALENDARIO

Los Numeros Mayas del 0 al 19 Entre los mayas, la cronología se determinaba mediante un complejo sistema calendárico y matemático. El calendario de los mayas, que se remonta probablemente al siglo I a.C., se basaba en una doble contabilidad: el ritual o tzolkin (de 260 días) y el solar o haab (de 365 días). En el calendario solar, el año comenzaba cuando el Sol cruzaba el cenit el 16 de julio; 364 días estaban agrupados en 28 semanas de 13 días cada una, y el Año Nuevo comenzaba el día 365. Además, 360 días del año se repartían en 18 meses de 20 días cada uno. Las semanas y los meses transcurrían de forma secuencial e independiente entre sí. Sin embargo, comenzaban siempre el mismo día, esto es, una vez cada 260 días, cifra múltiplo tanto de 13 (para la semana) como de 20 (para el mes). Un ciclo de 52 años solares o de 73 rituales sumaban 18.980 días y se denominaba ‘rueda calendárica’.

El calendario maya, aunque muy complejo, era el más exacto de los conocidos hasta la aparición del calendario gregoriano en el siglo XVI. La unidad más simple era el día o kin; un total de 20 kines componían un uinal; 18 uinales, un tun (360 días); 20 tunes, un katún (7.200 días) y así sucesivamente. Los finales de katún eran especialmente conmemorados. Véase Astronomía maya.

Para representar los números, los mayas utilizaban un doble procedimiento: usaban una combinación de barras y puntos propios de un sistema vigesimal, es decir, con base en el número 20, o figuraban cabezas humanas, cada una de las cuales representaba las cifras comprendidas del 1 al 13. En los dos sistemas se utilizaba el cero.

MITOLOGÍA Y RELIGIÓN

A lo largo de los siglos la evolución de la religión y la mitología maya hizo referencia al mundo de los poderes a los que se rendía culto. Durante los periodos preclásico y clásico se centraba en el culto a un gran número de dioses de las fuerzas de la naturaleza y a los cuerpos celestes. Algunas de sus deidades supremas eran: Kukulcán, dios de los vientos, la guerra, la muerte repentina y los sacrificios humanos, versión maya del dios azteca Quetzalcóatl; Chac, dios de la lluvia; Itzamná, dios de los cielos y el saber; Ixchel, esposa de Itzamná, diosa de la luna y protectora de las parturientas; Hunab Ku, deidad única; Ixtab, diosa del suicidio, y Ah Puch, dios de la muerte. Otras deidades destacadas eran: Ah Mun, Chac Mool, Bacab, Kinich Ahua y Ah Mucen Cab.

Durante el periodo posclásico, con el advenimiento de Mayapán, las imágenes adquirieron personalidad física y el panteón se jerarquizó. Característico de los mayas era su total confianza en el control de los dioses respecto de determinadas unidades de tiempo y de todas las actividades del pueblo durante dichos periodos. El sumo sacerdote desempeñaba un papel fundamental; asimismo, los encargados de los cálculos calendáricos y de adivinación (Ahau can mai), los sacrificadores (Ah Nacon) y los agoreros (chilanes).

Uno de los rituales mayas más importantes era el juego de pelota, practicado en un recinto que se edificaba en la mayoría de los centros ceremoniales. Este juego reproducía el movimiento anual de los cuerpos celestes, en especial el Sol.

Dioses mayas

Hunab Kú: (Su nombre significa “un solo dios “) Dios Creador. Era el principal dios maya, creador del mundo y de la humanidad a partir del maíz. En relación a esto, Domingo Martínez Paredes en su libro Hunab Ku, Síntesis del pensamiento filosófico maya, nos dice:

Hunab Ku (padre y señor de todos los dioses), es considerado el ser absoluto, que jamás fue representado bajo ningún aspecto o concepto, y que sin embargo, estaba presente en todo como dador de la medida y el movimiento.

Itzamná: señor de los cielos, la noche y el día e hijo de Hunabkú. Posiblemente se manifestaba también como Ahau o Kakmó Kinich, el dios del sol. Se le representa en los códices como un anciano de mandíbulas sin dientes, carrillos hundidos, nariz aguileña y algunas veces barbado. Se le atribuye la invención de la escritura, del calendario y por tanto, su origen se remonta a los principios de la historia maya.

Kukulkán: representaba al dios viento llamado también serpiente emplumada, traída del Altiplano central por putunes itzáes y toltecas.

Ix Chebel Ya’ax: esposa de Kinich Ahau.

Kinich Ahau: dios Sol, hijo de Itzamná.

Ixchel: diosa de la Luna, las inundaciones, el embarazo, el tejido y esposa de Itzamná. Se presenta como una anciana vaciando un cántaro sobre la tierra o también como una anciana tejiendo con un telar de cintura.

Chac: dios de la lluvia que se divide en los 4 rumbos cardinales, este (rojo), norte (blanco), oeste (negro) y sur (amarillo). A Chac, dios de la lluvia, se le representa con una nariz parecida a una trompa y dos colmillos enrollados que le salen de la boca y se dirigen hacia abajo. El adorno que lleva en la cabeza, es por lo general una faja anudada, y el jeroglífico de su nombre tiene un ojo que en el códice Tro-Cortesiano, toma decididamente la forma de una “T”. Era el dios de mayor ascendencia popular, al ser por extensión dios de la fertilidad y de la agricultura. Imágen de Chac.

Wakax Yol K’awil o Nal: dios del maíz o de la agricultura (existen versiones alternativas con el nombre de Yum Ka’ax. Señor de los bosques, se presentaba siempre como un joven y algunas veces con una mazorca de maíz en la cabeza o sosteniendo una vasija con tres mazorcas.

Ah Puch, Kisin, Kimil, Yun cax o Hun Ahaw: dios de la muerte. Imagen de Ah Puch.

Xaman Ek: Estrella del norte (probablemente sea la estrella polar).

Ixtab: diosa del suicidio, esposa de Kisin.

Ek Chuah: escorpión negro de la guerra, patrono del cacao y los mercaderes.

Ik: dios del viento.

Kakupakat: dios de la guerra.

Hay un dios que preside la guerra, los sacrificios humanos y la muerte violenta. Los dioses principales o más conocidos son, Kukulkán en el Período Posclásico, Chac, Itzamná, Ah Muken Kab (el dios descendente), y trece dioses del mundo superior (Oxlahun Ti K’u) y nueve del inframundo (Bolon Ti K’u).

CURIOSIDADES

•  Muchas de sus construcciones antiguas, monumentos, pirámides, templos, están orientados hacia las Pléyades. Las tradiciones Mayas siempre hacen referencia a este mismo grupo de estrellas: las Pléyades. ¿Presencia pleyadiana hace miles de años?

•  Los mayas poseían conocimientos astronómicos, de ingeniería y arquitectura muy avanzados, fuera de su época, que fueron dados por seres superiores a quienes consideraron “dioses”, que llegaron de los cielos a instruirlos.

•  Veamos que nos dicen los mayas acerca de su dios Quetzalcoatl, el dios más importante: “Provenía de un país extranjero del Sol naciente (¿Venus?), era fornido y de gran altura, vestía una túnica blanca y lucia barba. Vivió con los indios 52 años, era un príncipe sacerdotal y creador de criaturas humanas, portador de cultura y mensajero de los dioses. Enseñaba al pueblo todas las ciencias, facultades, artes y usos (¡esto explica en parte como los mayas obtuvieron tantos conocimientos!) y dictaba leyes muy sabias (¡igual que los ángeles!). Se dice con legitimo orgullo que bajo su mando crecían los maizales hasta la altura de un hombre, y el algodón florecía exuberante (¿ciencia extraterrestre aplicada a la agricultura?).
Cuando Quetzalcoatl cumplió su misión, se retiro hacia el mar, sin dejar de predicar, y allí embarco en una nave que lo traslado al lucero del alba (¡Venus!). Quetzacoatl también prometió regresar (¿casualidad?).

•  La mitología maya, el Popol Vuh, nos dice que los “dioses” lo conocían todo: el vacio, las cuatro direcciones del horizonte e incluso la redondeada faz de la Tierra. ¿Cómo supieron que la Tierra era redonda? ¿Será por que la vieron desde el espacio exterior?

•  Entre Marte y Júpiter existe el llamado “Cinturón de asteroides”, si allí hubiese un planeta hoy en día, tardaría 5,2 años en dar una vuelta alrededor del Sol, en ese tiempo el planeta estaría en posición optima para realizar un viaje hasta la Tierra, coincidentemente ese día los mayas temían el regreso de los dioses.

•  A lo largo de 900 años, los mayas edificaron Teotihuacan o ciudad de los dioses, una enorme ciudad, ateniéndose estrictamente a los planes originales para dibujar un gigantesco mapa del sistema solar.

•  Otra grandes construcciones como la pirámide solar que tiene unas dimensiones mas grandes que la de Keops (Egipto). También construyeron templos en las cumbres de la pirámides. Cabe destacar la figura de piedra de 3 m de altura y 22 000 Kg de peso en la pirámide lunar.

•  Partiendo de la ciudad como centro, la posición exacta de cada uno de los planetas de nuestro sistema solar viene determinada por alguna construcción importante, algunos de ellos incluso fuera del perímetro de la ciudad, la cual se encuentra orientada con una desviación de 17 grados Este, de forma que el Cerro gordo indicara la dirección en que se representan Neptuno y Plutón.

•  Se han hallado grabados en piedra en cerros a 35 Km de la ciudad de Teotihuacan, orientados en línea recta a la pirámide solar.

•  En Durang, situado a 720 Km de Teotihuacan por el norte se han hallado otros dibujos rupestres, todas estas marcas están orientadas hacia las constelaciones celestes, principalmente las Pléyades.

•  El vehículo anfibio que aparece en las esculturas del Templo del sol en Teotihuacan.

•  El campo de pirámides de Teotihuacan (México) abarca una superficie aproximada de 20 Km2 y todos los monumentos independientes se orientan hacia determinadas estrellas. El texto más antiguo acerca de Teotihuacan nos dice que los “dioses” se reunieron allí para celebrar consejo sobre los hombres ¡mucho antes de que apareciera el homo sapiens!

•  El dibujo litográfico del dios Cucunatz encontrado en Palenque. Aparece un ser humano, sentado, encorvado y tenso, manipulando una serie de palancas y apoyando el talón izquierdo en una especie de pedal, se encuentra dentro de lo que parece ser un vehículo espacial.

•  En cuanto a la astronomía maya ¿Quiénes les enseñaron a calcular los años del Sol y de Venus con 4 decimales? ¿Cómo supieron de la existencia de Urano y Neptuno sin contar con instrumentos astronómicos? ¿Cómo consiguieron crear un calendario tan preciso que inclusive les indicaba cuando debían de ejecutar una obra arquitectónica, también les pronosticaba eclipses y otros eventos astronómicos los cuales siguen sucediendo hasta el día de hoy?
¿Acaso se trata de un mensaje dejado por los “dioses” mayas para la humanidad actual?

•  El calendario maya quizás el más enigmático y a la vez preciso de todo el planeta. Hasta nuestros días se siguen cumpliendo los pronósticos astronómicos descritos en el, como por ejemplo el eclipse total de Sol ocurrido el 11 de julio de 1 991, que fue perfectamente visible desde México, el calendario también precisaba que ese día iban a regresar los “dioses”, casualmente ese mismo día del eclipse, se produjo una intensa avalancha de objetos voladores no identificados en el cielo mexicano. ¿Otra simple casualidad?

•  El calendario maya llega a su fin el 23 de diciembre del 2012, coincidiendo con la venida en masa de los “dioses” mayas.

Pincha para acceder al documento
Popol Vuh

Popol Vuh

El juego de la pelota a vida o muerte

Profecias Mayas

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Imperio Inca

Los incas fueron un pueblo conquistador, que lograron ocupar una extensión territorial sumamente importante, ubicada desde las sierras del sur de la actual Colombia hasta el norte de Chile y de la Argentina, y desde la costa del Océano Pacífico hasta el este del valle del río Amazonas, constituyendo así un poderoso imperio, aproximadamente en el año 1430, al que llamaron Tahuantisuyo, cuyo significado es “las cuatro partes del mundo”, pues estaba dividido en cuatro regiones, gobernadas por los apos (Chichansuyo, Cotisuyo, Antisuyo y Collasuyo) que a su vez se fragmentaban en provincias, cuyos jefes eran los tutricuts. De los pueblos conquistados, a los que llamaban “mitimaes” o “mitimacunas”, obtenían ingresos importantes a través de tributos, pagados en especie. También aprovecharon sus características culturales, las que adoptaron, como por ejemplo, el arte de fundir y labrar el oro, la plata, el bronce y el cobre. Entre los pueblos conquistados estaba la cultura chapín, ubicada en el norte de Perú que habían adquirido amplios conocimientos de agricultura, astrología e ingeniería. Los mochicas y chimú dedicados a la agricultura y a la ganadería, asentados en la costa norte de Perú, y en la costa sur estaban los nazca, dedicados fundamentalmente a la cerámica, y a la agricultura de riego por canales. En Bolivia, conquistaron a los Tiahuanaco y a los Huari, sociedades militarizadas y con gran desarrollo agrícola, arquitectónico y artístico. La máxima autoridad imperial era el Inca, en un sistema de gobierno al que podemos calificar de monarquía teocrática, ya el Sapa Inca era considerado hijo del sol, con poderes absolutos, siendo el primero, Manco Capac, al que consideraban un dios, que gobernaba ayudado por gobernadores y jefes locales, denominados curacas. El último Inca de un total de trece, fue Atahualpa, cuyo poder fue arrasado por la conquista española. El Inca era asesorado por un consejo de Estado, integrado por nobles y sacerdotes. La capital del imperio estaba erigida en Cuzco, en un valle situado a 3.400 m. a nivel del mar, con características organizativas de gran complejidad. Poseía barrios, grandes almacenes de granos, depósitos y un complejo sistema de riego, con importantes templos y construcciones militares a las que conocían con el nombre de pucarás. Con fines religiosos y militares construyeron en esa ciudad, Machu Pichu, a una altura elevadísima. La economía era fundamentalmente agrícola, basada sobre todo, en el cultivo de papa y maíz, aunque en total, conocieron ochenta variedades de especies vegetales, entre las que podemos nombrar además de las ya citadas, zapallo, porotos, mandioca, ají y algodón. Inventaron una curiosa técnica de cultivo, llamada terraza, que consistía en construir sobre las laderas de las montañas, peldaños largos y angostos, a los que fertilizaban con algas y guano (excremento de aves marinas) sostenidos con piedras, con el objetivo de que allí se retuviera la tierra fértil. Como era una región muy árida, debían aprovechar el agua al máximo, y así, la proveniente de la lluvia o del riego, iba filtrándose desde los peldaños superiores hacia los inferiores, sin desperdiciarla. Colocaron en las montañas losas verticales, para condensar las gotas de rocío, que luego servía, al caer, para humedecer el suelo. Construyeron, además, canales de riego, que conducían el agua desde los arroyos, a los que cubrían con enormes bloques de piedra, para impedir que los animales los destruyeran. Como forma de cazar empleaban el chacu, que significa, atajar, y que implicaba sentar reglas para realizar la apropiación de animales, en forma discriminada, ya que estaba prohibida la cacería privada. Se realizaba anualmente, luego de la época de cría, pero rotando las zonas, ya que en cada área, no podía realizarse antes de los cuatro años. Los cazadores penetraban en los bosques y formaban un círculo alrededor de los animales. Algunos de ellos eran esquilados y se los dejaba libres, otros, previa selección, eran destinados a servir de alimento. Una de sus máximas riquezas eran las alpacas y las llamas, a las que domesticaron, y de las cuales obtenían la lana, que se hilaba y tejía en los ayllus y se aseguraba así la vestimenta de todos. Son famosos los llamados “caminos del inca”, construidos para facilitar el desplazamiento de los ejércitos. Contaban con lugares de descanso de las tropas que recibían el nombre de postas o tambos. También se usaban para redistribuir los alimentos entre los poblados. Su lengua era el quechua y su divinidad suprema era Inti, el sol, en cuyo honor construyeron un gran templo en Tiahuanaco. Otro de sus dioses importantes era Viracocha, creador del universo. Como forma de culto le ofrendaban sacrificios de humanos y animales. La organización social, de una población aproximada a los 10.000.000 de habitantes, era encabezada por la nobleza, entre la cual se diferenciaban la nobleza real incaica, formada por el Inca y su familia y los nobles de las provincias. Le seguían en jerarquía, los artesanos y funcionarios menores. El anteúltimo escalón se basaba en la agrupación de los campesinos (hatunruna) con antepasados comunes, en los ayllus, que contaban cada uno de ellos con porciones de tierra, que adquirían pero no en propiedad, sino que era asignada por los jefes locales o curacas para ser trabajadas en forma colectiva, y por cuyo uso debían pagar tributos (impuestos) en especie. Lo más bajo de la pirámide social era ocupada por los yanas o yanaconas, que integraban el ayllu, pero que ejercían tareas serviles en casa de los nobles (tareas domésticas). Otro servicio personal exigible era la mita, que consistía en labores de utilidad pública, en las minas, el ejército y las construcciones de uso público, que debían realizar los hombres casados, cuyas edades estuvieran comprendidas entre los 18 y 50 años. Con los productos obtenidos mediante los tributos se mantenían el Inca, su familia, el resto de los grupos privilegiados, las expediciones militares y el culto de los dioses. Sin embargo, a pesar de ser una sociedad jerarquizada estaba basada en vínculos de redistribución y solidaridad, ya que los bienes tributados, eran almacenados en depósitos reales, donde eran inventariados, o sea contados mediante un sistema a base de nudos, de dimensiones y colores diferenciados, realizados en tiras de cuero, llamado quipu, por funcionarios especializados, y luego comunicado al Inca, quien los redistribuía en aquellas poblaciones que habían tenido malas cosechas, descontando lo que se necesitaba para el pago de los demás gastos enumerados en el párrafo anterior. La conquista española terminó con su desarrollo cultural, para imponer la forma de vida y la religión de los conquistadores.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario